[Novela] Zoe en Horizontal

esl90629

@ZoeSwinger es un trasunto de una persona que prefiere ser anónima y que cuenta en formato novela su experiencia real dentro del mundo del intercambio de pareja, el mundo swinger. Locales, personajes, conversaciones y situaciones completamente reales dentro de una historia de amor, misterio y descubrimiento.

¿Es posible que aunque el amor sea solo cosa de dos, el sexo pueda ser un juego en equipo?

Hola, soy Zoe, una chica normal. Pareja, trabajo, amigos… Hasta hace poco, mi vida era igual que la del noventa por ciento de la población. Sin embargo, de la noche a la mañana, por un cúmulo de casualidades, todo cambió.

¿Sabes lo que es ser vertical y ser horizontal? ¿Sabes lo que es darte cuenta de que todo lo que te han dicho que está mal no está mal? ¿Sabes lo que se siente cuando tienes que esconderte de todos porque todos te juzgan? ¿Sabes lo que es sentirte más libre que nunca a pesar de ello?

Esta es la historia de cómo conocí otra manera de vivir el amor y el sexo, esta es la historia de cómo llegué a ser parte del mundo swinger.

  • Nº de páginas: 296 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: SUMA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788491290612

Belén se sube el vestido, mostrando un culazo de campeonato, apoya sus brazos en una mesa y le dice al hombre: —Castígame, he sido mala. —

La temperatura de la sala sube varios grados más. El francés toma la fusta con aire solemne, se sitúa parsimoniosamente detrás de Belén y observa su objetivo con detenimiento. Acaricia su espalda y baja hasta sus magníficos cuartos traseros. Ella sonríe, nerviosa. Yo también lo estoy. De pronto el francés descarga el primero de sus golpes, no muy fuerte. Un quejido muestra de placer y sorpresa sale por la boca de Belén.

—¿Sigo? —pregunta él.

—Sí, por favor. —

Sí, por favor, no. Di «sí, amo».

—Sí, amo.

La mano del amo descarga de nuevo un segundo golpe, más fuerte que el anterior y que todos los que ha recibido antes la mujer, que contempla la escena con aparente deleite. Una y otra vez se van sucediendo golpes, acompañados cada vez por un quejido más fuerte de Belén. Después de unos diez restallidos, el amo posa su mano sobre la carne doliente de nuestra amiga. Me acerco yo también y compruebo su tacto con la yema de mis dedos. La piel está roja, caliente, casi parece palpitar. Se aprecian ligeras marcas pero ni un rasguño. Belén respira de forma entrecortada.

—¡Me ha encantado! Pero de momento por hoy ya es suficiente. Creo que no me voy a poder sentar en una semana. Yo también quiero probar, pero a la vez me da miedo. Mientras, Marcos, inquieto y curioso como siempre, se ha dirigido al falso paragüero y trae un látigo de varias colas.

—¿Quién quiere? —Con lo mal que se te da, cualquiera se atreve —replico yo.

—Venga, déjate dar uno, y si no te gusta me das tú a mí. Prometo golpear flojito.

—Es como un niño. Quizá es eso lo que más me gusta de él.

—Vale, pero no te pases ni un pelo o verás. Me encanta jugar con Marcos. Y eso de sentirme su esclava por un momento me pone a cien. Levanto la parte inferior de mi vestido, apoyo las manos contra la pared, y le muestro mi anatomía posterior, bastante en forma gracias a las clases de spinning y la bicicleta. Noto varios pares de ojos clavados en mí. Marcos va más allá y desabrocha mi falda, me la quita y la deposita en una silla. Acabo de convertirme en la persona más desnuda del local. La vergüenza se mezcla ahora con la excitación y el temor al castigo físico. Marcos hace restallar el látigo sobre mi cuerpo.

—¡Au! ¡Te has pasado! ¡Ponte tú ahora, te vas a enterar! —Noooo, que las mujeres cabreadas sois muy peligrosas. —¡Serás machista, maldito! ¡Cumple tu promesa! ¡Belén, ayúdame, que este va a probar mis latigazos sí o sí! —¡Qué divertido! —exclama riendo—. ¡Sí, tú no te libras, majo! —¡Noooo! —Marcos hace ademán de huir entre risas. —

¡Síííííí! —Belén es bien grandota y no parece sencillo zafarse de ella. Patricia se nos une divertida y propone una idea: —¡Vamos a atarlo a la cruz, que así no se escapa! —Pero ¡bueno, que ya pasó la Semana Santa! —Marcos protesta riendo, pero no opone demasiada resistencia.

Entre las tres lo sujetamos, y él, encantado de ser el objeto de deseo de tres mujeres, se deja guiar hacia el fondo del salón, donde una puerta nos conduce a una habitación muy especial. —Bienvenidos a la mazmorra —anuncia en tono serio Patricia.

[Juego de Tronos] Nuevas escenas

Toronto Sun es un medio canadiense que tuvo la oportunidad de ser invitado al rodaje de la séptima temporada. Y llegó a presenciar tres escenas que aquellos que no siguieron las noticias del rodaje mientras éste se producía pueden pillar por sorpresa. En un reciente artículo, las ha explicado.

captura-de-pantalla-2017-05-24-a-las-18-57-13

Como es natural, estas tres escenas desvelan contenidos de la séptima temporada, aunque ya os avisamos que no es nada ni demasiado grave ni especialmente revelador.

 

SPOILERS LEVES DE LA SÉPTIMA TEMPORADA DE JUEGO DE TRONOS

Continue reading [Juego de Tronos] Nuevas escenas