[Juego de Tronos] Bailando con lobos

Hoy os traemos un ensayo de Glass Table Girl publicado originalmente en Wars and Politics of Ice and Fire en que se explora la historia de Sansa Stark y el lenguaje marcial que tiene su trama, tan política y alejada de batallas.

Como el ensayo original es bastante largo, lo hemos dividido en dos partes, publicando esta semana la primera de ellas.

Bailando con lobos: analizando el lengua marcial en la historia de Sansa

Alayne Piedra, por Yulia Nikolaeva
Alayne Piedra, por Yulia Nikolaeva

Introducción

Cada fan puede recitar de memoria las citas más significativas de la trama de Sansa, como “la cortesía es la armadura de una dama” o las “armas de mujer” . A pesar de esas metáforas, la historia de Sansa desde los ojos de la lucha y guerra está inexplorada; e ignora motivos que contrastan con los de otros personajes para destacar los temas propios de la historia de Sansa y su progresión como personaje.

En resumen, la historia de Sansa se define en un lenguaje que se equivaldrá a aprender el arte de la guerra. A través de su historia, acumula un arsenal jugando a la defensiva, pasando a atacar en el futuro, llegando a “bailar”, lo que los libros establecen como una metáfora de la violencia y la lucha. Enmarcando la educación de Sansa en un lenguaje marcial, la historia establece que su aprendizaje le convierte en una guerrera en su sentido distinto.

La armadura de una dama

Sansa Stark, por Magali Villeneuve
Sansa Stark, por Magali Villeneuve

En la primera novela, Sansa constantemente refiere a su cortesía como solamente una lección, algo para una educada compañía. Sus últimas palabras en su último capítulo del libro nos recuerdan que ella era “una buena chica, y siempre recuerda su cortesía”.

Es solamente en su primer capítulo en Choque de Reyes cuando Sansa empieza de cero en Desembarco del Rey sin Ned, dándose cuenta que la supervivencia significa más que eso. Sola en una leonera, la cortesía ya no es algo que debe tener en compañía educada sino una forma de protección. La primera vez que vemos a Sansa en la segunda novela es el mismo capítulo en que salva a Dontos con una mentira rápida durante un torneo, que será interrumpido más tarde con la entrada de Tyrion.

Cuando Sansa ve de nuevo a Tyrion por primera vez desde Invernalia, es también la primera vez que usa la cortesía como una herramienta militar:

Sansa tuvo la sensación de que debía intervenir. ¿Qué le decía siempre la septa Mordane? «La cortesía es la armadura de las damas.» Se puso su armadura.

—Yo lamento que mi señora madre os tomara prisionero, mi señor.

Esta cita, junto al resto del primer capítulo de Sansa en Choque de Reyes, marca el tono para la historia de Sansa.

Marital y marcial

Sansa y Tyrion, por Marthia Arkoniel
Sansa y Tyrion, por Marthia Arkoniel

Que Sansa aproxime la cortesía a una armadura en su primera interacción con Tyrionde la que somos testigos nos traza un paralelo con otra interacción. La primera vez que los lectores vemos a Tyrion tanto en Juego de Tronos como en Choque de Reyes le vemos a través de los ojos de otros personajes, ambos Starks.

Cuando Jon – y el lector – ven a Tyrion es también la primera vez que vemos que la armadura se usa metafóricamente. Respondiendo a a la reacción de Jon al ser llamado bastardo, Tyrion ofrece el siguiente consejo:

—Permite que te dé un consejo, bastardo —siguió Lannister—. Nunca olvides qué eres, porque, desde luego, el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil. Úsalo como armadura y nadie podrá utilizarlo para herirte.

Así que cuando lleguemos a la noche de bodas de Sansa y Tyrion, tenemos dos personajes protegidos. Tyrion se guarda con el conocimiento de quién es, así que eso nunca pueda ser usado contra él; mientras que Sansa se protege con su cortesía, así que nadie tendrá motivos para herirle.

Del tercer capítulo de Tormenta de Espadas:

—Dioses misericordiosos. —El enano bebió otro trago de vino—. En fin, aunque hablemos toda la noche no vas a hacerte mayor. Sigamos, mi señora, si te parece bien.

—Me parecerá bien lo que diga mi señor.

Aquello lo enfureció.

—Te escondes detrás de la cortesía como si fuera la muralla de un castillo.

—La cortesía es la armadura de una dama —dijo Sansa, como le había enseñado siempre su septa.

—Ahora que estás con tu esposo, te puedes quitar la armadura.

—¿Y la ropa?

—También.

Sansa es una esposa que está expuesta y vulnerable – tanto literal como figuradamente – y ha sido invitada a hablar libremente con su marido.

La Boda de Tyrion y Sansa en la serie
La Boda de Tyrion y Sansa en la serie

Pero Tyrion no le devuelve el favor de quitarse su propia armadura.

—Eres una niña —repitió—, pero te deseo. ¿Eso te da miedo, Sansa?

—Sí.

—A mí también. Sé que soy feo…

—No, mi se…

—No mientas, Sansa. —Tyrion se puso de pie—. Soy deforme y estoy lleno de cicatrices; soy bajo, pero…

Aunque menos explícita que la armadura de Sansa, sabemos por los comentarios anteriores de Tyrion sobre su propia armadura reconociendo su aparencia física, queTyrion se está protegiendo a sí mismo. Pero su reacción al rechazo de Sansa muestra otra cosa.

—Te juro por mi honor de Lannister que no te tocaré hasta que tú quieras —dijo el Gnomo.

Tuvo que reunir todo el valor que le quedaba para mirar aquellos ojos dispares.

—¿Y si no quiero nunca, mi señor?

—¿Nunca? —Tyrion hizo una mueca como si lo acabara de abofetear.

Tyrion explica que su armadura protege a una persona de ser ser herido por ser quien es: “úsalo como arma, y nadie podrá herirte”. Pero como vemos en la descripción,Tyrion tiene una reacción visceral a la implicación de que Sansa quizás nunca quiera dormir con él. Como estamos en el punto de vista de Sansa, el símil de “como lo si lo acabara de abofetear” quizás no sea objetivo, pero es una elección importante de palabras. Abofetear a alguien implica herirle, sea grande o pequeño.

El problema es que Tyrion, a pesar de haber estado en algunas batallas, no entiende el propósito de una armadura. La armadura no niega el dolor. Incluso totalmente protegido, un golpe en el lugar adecuado o con la fuerza suficiente te herirá, incluso aunque no llegue a tocar la carne. La armadura se usa para sobrevivir en el campo de batalla para poder luchar otro día: y así es como funciona exactamente en la historia de Sansa.

Definiendo la cortesía

Sansa

Es importante anotar que en Canción de hielo y fuego la cortesía tiene un significado específico en tanto en cuanto es similar pero no idéntico del todo a nuestra interpretación moderna del término.

Para los lectores modernos, el término cortesía se refiere solamente a educación, y comportarse bien ante otras personas. Sin embargo, la primera mención a cortesía en el primer capítulo de Sansa en Juego de Tronos, como otras veces, nos muestran que la cortesía siendo solamente igual que ser “bien educado” es una interpretaciónincompleta del concepto y de la historia de Sansa.

—Bien dicho, niña —dijo el anciano de blanco—. Como corresponde a la hija de Eddard Stark. Es un honor conocerte, aunque haya sido de manera tan irregular. Soy ser Barristan Selmy, de la Guardia Real.

Hizo una reverencia. Sansa conocía sobradamente el nombre, y las frases corteses que la septa Mordane le había enseñado a lo largo de los años acudieron a su memoria.

—Lord comandante de la Guardia Real —dijo—, consejero de nuestro rey Robert, como antes lo fuisteis de Aerys Targaryen. El honor es mío, buen caballero. Hasta en el lejano norte cantan los bardos las hazañas de Barristan el Bravo.

Un par de capítulos más tarde, Sansa sueña lo siguiente:

Aquella noche, Sansa soñó con Joffrey en su trono, y ella sentada a su lado, con una túnica de hilo de oro. Tenía una corona en la cabeza, y todas las personas que había conocido se acercaban a ella, hincaban la rodilla en el suelo y le rendían pleitesía.

En la Edad Media, la gente estudiaba cortesía en libros para aprender “comportamiento y responsabilidades de un cortesano…higiente personal y limpieza así como asuntos de etiqueta, responsabilidades en la corte y códigos de comportamiento” (The Cambridge Guide to Literature in English.) Durante el Renacimiento, esos libros también englobaban “una variedad de habilidades y atributos intelectuales y prácticos para el hombre ideal de la época”.

Lady Olenna, Margaery y Sansa

Cuando Sansa habla de cortesía o pleitesía, no habla solo de ser educada, aunque eso sea a lo que se refiera con más frecuencia. Es un código entero de lo que se puede esperar de ella como dama, y eso incluye el conocimiento sobre otros lores y damas.

Primer capítulo de Sansa de Tormenta de Espadas:

—¿Loras? —Lady Olenna parecía molesta—. No seas tonta, niña. Los miembros de la Guardia Real no se casan. ¿no te enseñaron eso en Invernalia? Estábamos hablando de mi nieto Willas. Es algo viejo para ti, sin duda, pero de todos modos es un chico encantador. No es nada tonto; además, es el heredero de Altojardín.

Sansa se sintió mareada; un instante antes, tenía la cabeza llena de sueños sobre Loras, y se los habían arrancado de golpe.

«¿Willas? ¿Willas?»

—No… —dijo, con expresión estúpida. «La cortesía es la armadura de una dama. No debes ofenderlas; ten cuidado con lo que dices»—. No conozco a ser Willas. No he tenido ese placer, mi señora. ¿Es… es tan buen caballero como sus hermanos?

En esta escena, olvidar que Loras no se puede casar es un error en el comporamiento cortés de Sansa, porque debería saberlo. Su fallo es un agujero figurativo en su armadura. Sansa inmediatamente se revuelve tras su fallo antes de que pueda cometer otro, y busca el escudo de la cortesía. Aunque pronto descubriremos que no era consciente de la lesión de Willas, es también la primera vez que el lector conoce esa información, ya que nunca había sido mencionado por otros personajes hasta entonces, así que no podemos acusarle por no saberlo.

La respuesta de Margaery también es aprensiva y parece pasar de puntillas por el tema:

—No —respondió Margaery—. No ha hecho el juramento.

—Dile la verdad a la niña. —La anciana frunció el ceño—. El pobrecillo es tullido; esa es la verdad.

—En su primer torneo como caballero resultó herido —le confió Margaery—. Su caballo cayó a tierra y le aplastó una pierna.

Aunque esto podría ser considera como otro lapsus en el conocimiento de Sansa y su comportamiento cortés, el hecho de que también sea la primera vez que el lector sabe de esto y el intento de Margaery de esquivar el tema lo hace perdonable. Y aunque otros nobles son conscientes de la lesión, como vemos en un capítulo de Tyrion el usa de la palabra “confió” implica que no es un tema que se mencione a menudo.

En cualquier caso, la respuesta de Sansa fue tan inofensiva que los Tyrell no se volvieron contra ella ganando a Sansa para su, breve y superada, alianza.

Armas de mujer

Cersei Lannister

Del sexto capítulo de Sansa en Choque de Reyes:

—Lágrimas —le dijo despectivamente a Sansa mientras se llevaban a la joven—. Mi madre decía que eran el arma de la mujer. En cambio, el arma del hombre es la espada. Con eso ya está todo dicho, ¿no?

¿Os escandalizo, mi señora? —Se acercó más a ella—. No seas idiota. Las lágrimas no son la única arma de la mujer. Tienes otra entre las piernas, y más vale que aprendas a usarla. Ya verás cómo los hombres utilizan a menudo sus espadas. Los dos tipos de espadas.

Muchos lectores son familiares con esta icónica escena. Cersei pasa al rol de educadora para enseñar a Sansa sobre convertir en arma su sexualidad para conseguir sus objetivos, apuntada contra los hombre luchando fuera de los muros de palacio en el Aguasnegras. No diremos mucho más en la escena, porque es bastante directa y ya se ha debatido mucho. Pero es importante que incluso después de que Cersei le explique eso a ella, la historia de Sansa muestra su sexualidad como un arma de doble filo.

La sexualidad puede ser un medio para lograr un fin. Durante la mayor parte de su historia, sin embargo, la sexualidad de Sansa es usada contra ella. Su incapacidad de usar como arma su sensualidad es entendible, y quizás hasta esperada, para alguien joven, básicamente una niño que justo ha entrado en la pubertad.

Pero la sexualidad no es la única arma que Sansa tiene en la historia.

jon_arryn

Eddard V, Juego de Tronos:

—Tengo entendido que el veneno es un arma de mujer.

Esta cita oída por Sansa a su padre es interesante por el contexto de todo lo que implica. La primera vez que nos viene a la mente, cuando la ponemos en el contexto de la historia de Sansa, es en el papel que juega en el asesinato de Joffrey al (sin saberlo) portar el veneno que le mataría.

Cuando Ned oye esta frase de Pycelle, sin embargo, está investigando el asesinato de Jon Arryn, que murió por un veneno llamado Lágrimas de Lys, vertido en su comida por su esposa, de nombre similar al veneno, Lysa.

De nuevo, la frase de Cersei:

—Lágrimas —le dijo despectivamente a Sansa mientras se llevaban a la joven—. Mi madre decía que eran el arma de la mujer.

Parecería lógico entonces que Sansa usara las lágrimas para cubrir el asesinato de la mujer que intentó matarle, y cuyas Lágrimas eventualmente llegaron a implicar la muerte del padre de Sansa.

Alayne, por Jubah en Devianart http://jubah.deviantart.com/
Alayne, por Jubah en Devianart
http://jubah.deviantart.com/

Primer capítulo de Sansa en Festín de cuervos:

—Se situó detrás de ella y le puso las manos en los hombros, con cariño—. Ya sé lo difícil que es para ti, Alayne, pero nuestros amigos tienen que oír la verdad.

—Sí. —Tenía la garganta tan seca y tensa que casi le dolía hablar—. Lo que vi… Estaba con lady Lysa cuando… —Una lágrima le rodó por la mejilla. «Muy bien, llorar está bien»—. Cuando Marillion… la empujó.

Y empezó a relatar la historia de nuevo, casi sin oír las palabras a medida que las pronunciaba.

Antes en el capítulo, Sansa admite que tiene miedo de que el temor en sus ojos le haga descubrir la mentira. A través de las enseñanzas de Meñique, sin embargo, ella aprendió a abrazarlo y usar ese miedo. Esa línea muestra lo que Sansa piensa y algo más. Petyr no le dijo que llorara, pero Sansa lo hace igualmente y lo califica de “bien”. Para una de sus primeras veces en la historia de Sansa, vemos siendo estratégica en las armas de mujer.

Aunque la sexualidad de Sansa se usa con frecuencia contra ella en la primera parte de la historia, su tiempo en el Valle muestra que empezará a usar las armas a su disposición, empezando con lágrimas y mentiras.

Un propósito distinto

 grrm

GRRM dice esto del desarrollo de Sansa como personaje:

Hasta ahora, Sansa ha sido una pieza que otra gente ha movido en el tablero para alcanzar sus propios fines. Usándola, descartándola, usándola para otro propósito distinto. Sabes, te vas a casar con Joffrey. Te vas a casar con Loras. Te vas a casar con Tyrion. Ella está empezando a entender cómo se juega al juego de tronos y a no ser una pieza sino un jugador con sus propios objetivos y mover a otras piezas. Ella no es una guerrera como Robb o Jon Nieve. Ni siquiera es una niña salvaje como Arya. No puede luchar con espadas y hachas. No puede alzar ejércitos. Pero tiene su intelecto, como lo tiene Meñique

Nota: Ya que GRRM da esta cita para la serie, habla de Loras, pero vemos que cuando GRRM lo dice, está editado y cortan para que diga Loras ya que Willas no aparece en la serie. Probablemente, GRRM inicialmente dijo Willas hasta que recordó el cambio en los libros. Pero el sentimiento permanece.

Vayamos al primer capítulo de Sansa en Choque de Reyes. Se nos reintroduce a la historia de Sansa con ella ubicada en una posición de aislamiento y debilidad. Está a merced de los caprichos de Joffrey, castigada con abuso físico si ella le desagrada.

Arys Oakheart era cortés, y cuando hablaba con ella lo hacía con cordialidad. Una vez incluso había puesto objeciones cuando Joffrey le ordenó que la golpeara. Al final lo hizo, pero no con tanta fuerza como habrían empleado ser Meryn o ser Boros, y al menos había mostrado desacuerdo.

Sansa aprende a tener más cuidado con su lengua tras su lección al final de la primera novela cuando se aventura a desafiar abiertamente a Joffrey.

Sansa

Octavo capítulo de Sansa de Juego de Tronos:

—Puede que mi hermano me regale tu cabeza —se oyó decir Sansa, embargada por la furia.

—No te burles de mí. —Joffrey frunció el ceño—. Una buena esposa no se burla de su señor. Meryn, dale una lección.

En aquella ocasión, el caballero la agarró por la barbilla y le mantuvo la cabeza inmóvil mientras la golpeaba. Le dio dos bofetadas, de izquierda a derecha la primera y de derecha a izquierda la segunda, más fuerte. Le partió el labio, y la sangre le corrió por la barbilla y se le mezcló con la sal de las lágrimas.

Después de que Joffrey oiga sobre la muerte de Viserys, le dice a Sansa que planea desafiar a Sansa a un combate similar. Ella replica:

¿Te he dicho ya que voy a desafiarlo a un combate, solo él y yo?

—Será un placer presenciarlo, alteza. —«Más de lo que te imaginas.» Sansa mantenía un tono de voz educado y sin emociones

Para Choque de Reyes, vemos a Sansa desafiar a Joffrey pero con suficiente sutilezapara poder hacerlo delante de él. En el Aguasnegras, le pregunte a Joffrey si va a liderar a sus caballeros en batalla, “deseándolo”, dice el texto. Sus pensamientos posteriores y el diálogo nos muestra lo que realmente desea.

—Se dice que mi hermano Robb siempre está en lo más fragoroso de la batalla —dijo sin pensar—. Aunque claro, es mayor que vuestra alteza. Es un hombre adulto.

Por un lado, vemos que Sansa ha aprendido a ser más ambigua en su elección de palabras, y que ella desea que Joffrey muera. Cada vez que hace un deseo sobre su muerte en su cara, lo hace a través de los ojos de su hermano guerrero Robb, mostrando que aunque estaría satisfecha si Joffrey muriera en el Aguasnegras, lo que Sansa realmente desea es vengar la muerte de Ned.

En el torneo vemos otro importante giro en los eventos. Ser Dontos va a ser ejecutado en un barril de vino cuando Sansa protesta como acto reflejo. Rápidamente, ella cubre su error con una mentira: Joffrey no puede ejecutar a Dontos en el día de su nombre porque traería mala suerte. Por sí misma, quizás Sansa no hubiera triunfado. Joffrey ve a través de su engaño, le acusa de mentir y se enfada con Sansa al decirle que no hay nada que él no pueda hacer. Pero como el Perro refuerza la mentira de Sansa, le compra a Dontos algo más de tiempo.

Dontos_HBO

Inmediatamente después, Sansa transforma la sentencia de muerte de Dontos en un nuevo trabajo:

Joffrey, molesto, se acomodó en el asiento e hizo un gesto con la mano en dirección a ser Dontos.

—Lleváoslo. Mañana haré que maten a ese bufón.

—¡Es verdad! —dijo Sansa—. Es un bufón. Sois muy inteligente y os habéis dado cuenta. Tiene más aspecto de bufón que de caballero. Deberíais vestirlo con prendas de colores para que os divirtiera. No se merece una muerte rápida; sería demasiado misericordioso.

—Puede que no seas tan estúpida como dice mi madre —dijo el rey después de mirarla fijamente durante un momento. Alzó la voz—. ¿Has oído lo que dice mi dama, Dontos? A partir de ahora eres mi nuevo bufón. Dormirás con el Chico Luna y vestirás igual que él.

Y Joffrey no se equivoca: Sansa no es tan estúpida como Cersei dice, demostrando rápido discurrir de nuevo, tan rápido que ni vemos cómo llega a pensarlo. En término de cómo la escritura está estructurada, el texto es deliberado, yendo directo al diálogo de Sansa en lugar de llevar al lector a través del proceso de pensamiento, lo cual ralentizaría la escena, y haría a Sansa parecer más lenta.

En su lugar, el lector queda con la impresión de que Sansa tiene un entendimiento instintivo de las motivaciones de la gente. Tanto ella como el lector saben que Joffrey es tan narcisista que no rechazará un cumplido o se contradirá consigo mismo. Ella toma las palabras de Joffrey y las gira para que parece una idea del propio Joffrey, alabándole para que sea más receptivo.

Sansa cierra el fragmento dando valores a diferentes formas de castigo. La muerte no es tan mala como un castigo prolongado. En lugar de ahogarle rápidamente, Joffrey debe quitar poco a poco la vida a Dontos, llenándole de tanta humillación que su muerte sería misericordiosa. La consecuencia, como veremos después, es que Sansa se asegura un nuevo aliado, Dontos, que le promete que le ayudará a huir de Desembarco del Rey en una reunión secreta en el Bosque de Dioses.

Tyrion y Sansa

El entendimiento instintivo de Sansa sobre cómo jugar con las imágenes de la gente no es menor. Le da una habilidad para decir lo que la gente quiere oír para lograr sus propios fines. Incluso Tyrion, uno de los personajes más inteligentes de la historia, cae en la actuación de Sansa. En el propio punto de vista de Tyrion vemos otra escena de su matrimonio:

Se había acostumbrado a las devociones nocturnas de su esposa. También rezaba en el septo real, y a menudo encendía velas a la Madre, a la Doncella y a la Vieja. A decir verdad, a Tyrion le parecía excesiva tanta piedad, pero si él estuviera en el lugar de Sansa, también buscaría la ayuda de los dioses.

—He de confesar que no sé gran cosa sobre los antiguos dioses —dijo en un intento de ser agradable—. Tal vez algún día me puedas enseñar. Y podría acompañarte…

—No —replicó Sansa al momento—. Eres… muy amable, pero… no hay ceremonias, mi señor. No hay sacerdotes, ni canciones, ni velas… Solo árboles y plegaria silenciosa. Te aburrirías.

—Es cierto, tienes razón. —«Me conoce mejor de lo que creía»—. Aunque el crujido de las hojas sería un cambio agradable, en vez de los canturreos de cualquier septón sobre los siete aspectos de la gracia. —Tyrion le hizo un gesto de despedida—. No me entrometeré. Abrígate bien, mi señora; fuera hace mucho viento.

Estuvo a punto de preguntarle qué pedía en sus oraciones, pero Sansa era tan obediente que podía decirle la verdad, y la verdad era lo último que quería saber.

De hecho, Sansa casi da un paso en falso en esta conversación rechazando a Tyrion demasiado bruscamente. Lo arregla usando una técnica similar a la empleada con Joffrey. Cuando Sansa piropea a Joffrey, sabe que lo que él quiere es que parezca inteligente, lo que le haría un rey digno. Con Tyrion, Sansa hace a su marido receptivo a sus sugerencias apelando a su lado que quiere ser entendido. Tyrion es referido por otros asu alrededor como el Gnomo, una especie de criatura grotesca. Quiere que Sansa se le abra, sin embargo. Quiere ser visto como bueno y benévolo, que trabaja por el bien de otros.

Así que Sansa muestra una familiaridad con los intereses de su marido primero enseñándole acerca de los Antiguos Dioses – ya que Tyrion disfruta aprendiendo cosas nuevas – y después diciéndole que se aburriría. Ve que a Tyrion le gusta el meollo de las cosas, la acción, el control de Desembarco del Rey y le promete que no habrá estímulos intelectuales para él en el bosque de dioses.

El propio Tyrion admite que Sansa le conoce mejor de lo que pensaba pero es incapaz de darse cuenta de que él mismo no conoce tan bien a su mujer. Cree que Sansa está rezando por su libertad y la victoria de su familia cuando lo que está haciendo en realidad es planificar su escape. Interpreta mal a Sansa creyendo que es tan obediente que diría la verdad cuando le preguntara, cuando ella lo que está haciendo es mentirle en su propia cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s