[Relato] Vacaciones en familia

Enviado por: Claudia

Vacaciones en familia.

Ya estoy lista para darme placer, para aliviar mi celo, mis vacaciones habían comenzado hacia unas semanas y el despertarme sola en casa no tenia precio. Mis padres trabajaba temprano y hasta las tres no volverán, cosa que me permitirá esbozar mis cantos ruidosos al masturbarme, ojalá no hiciera tanto ruido eso me permitiría buscar mas a menudo mi placer pero por desgracia son incontrolables y la única forma de hacerlo es aprovechar los exquisitos e infrecuentes momentos de soledad total como este.

acaricio mi delgado cuerpo recreándome en cada rincón, me acabo de despertar no miro la hora me da igual, pero el sol que alumbraba me da a entender que serian como las doce, mis pezones duros me hacían suspirar mi humedad la recogían mis dedos cuando se colaban bajo las vestimentas las llevo a mis labios a mi lengua, me encanta mi sabor, mi sabor de mujer, ya hacia tiempo que lo había probado casi de forma casual y desde entonces me había vuelto adicta. La calor me invade, la ropa me sobra, me libero de mis minis pantalones y de mi intima prenda, también de la camiseta de Hello Kitty que cubre mis senos, solo esa camiseta daba cobijo a mis pequeñas protuberancias duras y firmes pero poco mas grande que una naranja grande, mis senos estaban coronados por unos pezones gruesos que necesitaban poco para erizarse, ponerse duros y sobresalientes como si quisieran huir de mis pechos, unmmm, me encanta esta sensación, mi cuerpo desnudo estirándose y recogiéndose, rozándose entre las finas sabanas blancas.

 

la puerta se abrió, – y un por que no llamasssss, salió de mi boca. -Eeeeeeeee, hija he llamado pero no decías nada, vale ese eeeeeee no me ha gustado, en serio mi padre me ha pillado cuando estaba apunto de hacerme un dedazo?? mis mejillas seguramente tampoco ayudarían a disimular mi intención de vicio, es lo malo de tener la piel blanca pálida, los colores suben muy rápido, – bueno levanta necesito que me ayudes a subir unas cosas, – Vale ahora voy, – No, ahora voy no, levantaaaa, – voyyyyyy, mientras decía eso un tirón de sabanas descubrieron mis pechos desnudos, por suerte mis reflejo consiguieron detener la cubierta que me estaba dejando al aire, y un “uuuyy” salió de la voz de mi padre, SALLLL salió de la mía, vale vale, no tardessss.

Si tardaría, no era fácil dar forma a mi alborotada melena rubia que me llegaba poco mas abajo de los hombros. Densa melena difícil de manejar, posiblemente como yo, según dicen los pelos de una mujer simbolizan el carácter de la misma, y en mi caso pude ser totalmente cierto, un pelaje que no es ni liso ni rizado, que se encrespa con facilidad, tampoco fue fácil elegir la vestimenta, un culot negro y unos ajustados vaqueros de la talla 36 taparían mi parte baja, una camiseta con dibujos psicodélicos de colores de la talla s taparía mi sujetador también de color negro.

Mis ojos azules profundos herencia de mi abuela también eran trofeos en mi cara, a mis dieciséis ya era consciente del poder de mi cuerpo, notaba miradas, deseos sin ni siquiera buscarlos. Como el simple echo de ir al mercadona me podía cruzar la mirada de babosos que me desnudaban con la mirada.

En el ámbito sexual podría tener muchas quejas, mi instituto era uno de esos antiguos en los que separan las niñas de los niños, como si eso sirviera de algo, o eso pensaba mi madre, y bueno si sirve, para provocar mas deseos e incertidumbres. Mis pasiones se habían limitado a mi misma, con diez años ya buscaba cualquier saliente para rozarme sin aun saber lo que hacia, a los trece mis dedos jugaban con mis rincones, y con quince ya le daba uso al mango del cepillo para el pelo o algún plátano que otro entraba por otro orificio que no era mi boca. No se como perdí la virginidad tal vez alguna bicicleta de pequeña, tal vez algún estiramiento inapropiado o ni se si quiera nací ya sin ella, el caso es que hasta mi primera regla nunca salió sangre de mi placer. Mis dedos y los objetos dicho entran en mi cómodamente, sin romper nada ni causarme otra cosa que fuera placer, pero ese placer cada vez se quedaba mas corto, no había visto ni sentido un pene, me moría de ganas, de sentirlo verlo en directo, lo deseaba mas que incluso un beso, de besos si había practicado con una amiga, Luz, mi confidente y compañera desde párvulos. A modo de juegos para practicar pero las practicas no han pasado de eso.

Vayaaaa por finnnnn, ¿zumo? Si papa, -toma, necesito que bajes a por las maletas, están en el trastero y mas vale que las tengas lista para cuando vuelva tu madre del trabajo. Oooooooo, es verdad, vacaciones… este año mis vacaciones serán irnos a casa de mi Tío Fernando, hermano de mi padre, que a pesar de llevarse tres años parecen mellizos, los dos son altos y de complexión fuerte, nada mal para sus edades, dos señores atractivos, de carácter muy diferente y Fernando hombre de negocios de éxitos, acomodado en un chalet de lujo en una costa a 1.300 km, vivía con su esposa e hijo, su mujer de toda la vida desde que eran adolescentes, una mujer que a pesar de sus cuarenta y ocho de carácter alocado y juvenil aparentaba veintitantos, eso la convertía en mi tía favorita a pesar de vernos de año en año, nada tenia que ver con mi madre, una mujer recatada, delgada y de buena figura pero no le gustaba vestirse con nada que dejara su cuerpo al descubierto.

No entendía que hacia con mi padre, en conversaciones de las que se suponen que no escuchan los hijos había sabido que mi padre fue todo un seductor, nada tenia que ver con su hermano que a pesar de ir con tres años de ventaja en la vida solo tuvo un amor con el que todavía mantenía la llama. Todavía no me explicaba que hacia yo en el mundo, nunca veía a mis padres en actitud cariñosa y supongo que fui concebida en algún momento en el que el vino hizo perder las formas a mi perfecta madre y metérsela hasta que la llenara, jajajjaja mi madre escrupulosa en la limpieza y el orden proveniente de una familia adinerada con la que tenemos poco trato, que mujer, a veces pienso que soy adoptada.

Mi madre llego trabajaba de enfermera en un hospital en el cual también trabajaba mi padre de medico, el cual había empezado las vacaciones un turno antes que ella, mi maleta si hacer la suya preparada desde hace una semana y lista para meterla en la maleta, empieza el puteo en tres, dos, uno… SOFIAAAAA, todavía estas así, y mira que cuarto, Sofia me tienes hasta… va mama si no dices palabrotas ni palabras mal sonantes a quien quieres engañar, eso decía mi cabeza mi boca solo decía voy voy voy, y la verdad es que corría, no decía palabrotas pero su mano ya me la había soltado alguna vez y no dolía pero picaba. Estábamos listo como a las cinco de la tarde con lo cual ya era tarde como para llegar a una hora decente, la salida se pospuso a la mañana siguiente temprano cuando no sabia que las calles estaban abiertas.

Sin ilusión ninguna estábamos rumbo a las vacaciones, mis cascos me aislaban del mundo mientras escuchaba programas de radios raros, para gente que viven de noche. El viaje se hizo eterno pero por lo visto había que probar el coche nuevo recién comprado… vamos, soy hija única pija creída y mal criada, quiero viajar en jet privadoooo, no viendo el sol saliendo por una preciosa pradera desde la ventana del coche.

Llegamos a media tarde y cuando abrí la puerta una bofetada de calor me hizo valorar el aire acondicionado del coche, uffffffff cuanto hace 1001 grados??’ miraba con detalle la estructura de la casa, la ultima vez que estuve tenia como 6 años y no recordaba gran cosa, la voz de mi tía sonaba de lejos, – ole ole mi niña preciosa, estas guapisimaaaa, titaaaaaaaa, un abrazo enorme nos fundió, no la veía desde hacia dos veranos a pesar de hablar bastante por teléfono era difícil coincidir en vida, de pronto también vi a mi primo, el imbécil de nombre Adrian, hola Adri, digo imbécil, y una sonrisa en mi cara lo adorno, me devolvió la sonrisa y me dio dos besos mientras me decía hola enana, vaya, espera mi ¿primo? ¿El imbécil? Joder que cuerpazo, tiene como 26 años mide como 1,90 y un cuerpazo vuelvo a pensar, cuando vi a mi tío ya se estaba dando un abrazo con mi padre, a pesar de ser de carácter tan diferente se tienen mucho aprecio, después saludo a mi madre, y cuando llego mi turno sus elogios llenaron mis oídos, pero bueno quien es esta mujer que cuando la vi era una niña, me hizo sonreír y me encanto darle un super abrazo que me despego del suelo.

El segundo día iba directa a la piscina, mi cuerpo desfilaba en bikini por el enorme salón tras bajar los ultimo tramos de escaleras, una toalla se enrollaba en mis brazos mientras atravieso la cocina y llego hasta la puerta que da acceso al jardín con y la piscina, ups, me freno en seco, el imbécil esta allí, tumbado con una revista y comiendo de un paquete de Lays campesinas, voy directa hacia el y me tumbo al lado, mis gafas de sol ocultan mis ojos claros y me hacen sentir mas valiente. ¿Que haces Imbécil? Su risa se dibuja en su rostro sin mirarme, eso me mata, – Muérete enana, eso me hace reír a mi, -¿patatas? Y me ofrece la bolsa, sigue mirando su revista estoy a unos treinta centímetros boca abajo, como el, – te vas a quemar, le escucho decir mientras pensaba en que decir, hostia, me lo a puesto a huevo, ja ja, me echas crema, hayyyy y un suspiro, sale mostrando su disgusto, será imbécillll.

Desabroche la parte de atrás de la parte de arriba de mi bikini, lo aguantaba pegado con mi cuerpo con mi mano justo en mis pechos, esto le gustara, uffffff que fría esta la crema, y su manaza inmensa empieza a repartirla, uffff, me encanta mi cuerpo se derriba, mi cara queda mirándolo a el, viendo su torso de músculos marcados, mi corazón se acelera cuando su manos llega hasta el filo de lo que cubre mis nalgas, o si vamos baja mas, arráncalo. Se tomo su tiempo que a mi me supo a poco y tampoco cumplió mis deseos.

Te toca, y me pasa su bote de crema, joder, disfruto en su espalda, mis pequeñas manos se pierden en aquella pared, sus hombros acolchados, definidos, vale, Sof relájate joder te estas mordiendo el labio, por suerte el modelo no me veía la cara, oooo no mis mejillas ya noto que me arden mierda, tengo que tener los colores por las nubes, voy al agua ¿te vienes? – buenooo. Se tiro en plan profesional mientras que yo me deslizaba desde el borde, será imbécil, yo también se hacer eso pero no me gusta vacilar, juegos, ahogadillas, roces, hacia sonar mis carcajadas y chillidos al menos en siete manzanas, trague medio litro de agua y cada vez me costaba mas no abalanzarme sobre el fortachón, se salió del agua yo con mis dedos arrugados seguía sumergida.

Fue directo a la toalla y cuando se secaba la cara veía su cuerpazo una vez mas, su bañador marcando su flácido pero gran miembro, uffff que ganas de vero en funcionamiento, mis codos se apoyaban en el borde de la piscina y mis muñecas aguantaban mi barbilla, suerte de la vida había encontrado un chorro de mucha presión que quedaba justo a la altura de mi placer, mierda Sof, otra vez mordiéndote el labio inferior, aparta tu clitoris de ese maravilloso chorro y sal. Volví a mi toalla intentando no parecer una salida desquiciada en celo.

Pensaba que iba a ser aburrida mis vacaciones, pero me equivocaba, estaban siendo horribles, el imbécil ni me miraba, ese día de piscina no se había vuelto a repetir. Mi tía y mi madre todo el día hablando y mi padre con mi tío igual, y ¿yo? Pues de la casa a la piscina de la piscina a la casa, ni un minuto sola, o acompañada del príncipe, solo en la ducha podía tener algo de intimidad conmigo misma, pero como ya sabéis mis cuerdas vocales me juegan malas pasadas y limitan mucho a pesar de dos duchas diarias no siempre podía poner música fuerte y dejarme disfrutar. Mi habitación prestada era una de las seis que estaban en la planta de arriba, pero sin baño propio, oooo, siempre ha sido mi sueño, una habitación con baño, pero esa se la asignaron a mis padres, aun así tenia una cama de matrimonio una habitación sosa y clásica con un escritorio enorme, lo mismo quieren que estudie en vacaciones, no, mi mente esta en otras cosas lo siento.

Una semana llevaban mis estupendisimas vacaciones o espera al final si que serian inolvidables, había pasado el día tostándome al sol y durmiendo mis siestas irremediables, muy bien Sof aprovechando las vacaciones, tenían que escucha mis oídos cuando mi madre pasaba por mi lado, soy una excelente dormidora pero eso también provoca que por las noches cueste mas hablar con Morfeo, y mas esta noche, me despierto sudando, empapada, joder que ¿pasa? El aire ha terminado de fastidiarse, llevamos varios días dando síntomas pero por las noches siempre refrescaba, esa noche no, abrí la ventana de par en par, pero nada, no corría ninguna brisa, bufffff totalmente desvelada y acalorada, me despojo de mi camiseta de pijama, no era la de Hello Kitty, esta era una mas larga que me ponía sin pantalones, la camiseta larga casi llegaba a cubrir mis nalgas dejando solo a la vista el ancho de un dedo y según en que postura, es de color negro con unos labios seductores blancos que ocupaban casi toda la camisa y unas letras que decían kiss me acabo arrojada lo mas lejos de mi.

Mis pechos desnudos tampoco apreciaba ninguna brisa marinera, y mi cuerpo no encontraban la postura, primero de un lado, de otro, boca arriba, boca abajo, otra vez boca arriba, en cada cambio de postura un suspiro desesperado me acompañaba, joderrrr que hago, los ojos abiertos de par en par mi cuerpo había quedado boca arriba un brazo queda por detrás de mi cabeza y mi otra mano con su dedo indice dibuja círculos al rededor de mi pezon izquierdo, ufffff como me apetece acariciarme, no puedo, pero si al menos un poco, un pellizco tira de mi pezon torturado ummmm, bueno quizás un poco, y no are ruido, mis dedos se deslizan por mi escote y llegan al borde de la única prenda que me quedaba, los círculos ahora los dibuja ahí, entre mi suave piel y el filo de la prenda.

Vuelvo a subir a mis senos ahora al derecho, esta vez no hago circulitos mi mano lo abraza y tira de el, mi mano vuelve a bajar se engancha con el piercing de mi ombligo mis uñas se cuelan por el fino borde de la prenda y se cuelan entre mis muslo hasta mi puente de placer, ammmmm, me escucho suspirar, muy bien Sofia en es tono, escucho el ruido de mis piernas deslizandose sobre la cama, apartandose una de la otra, mi dedos buscan mi clitoris, y mi otra mano ya aprietan mis pechos, uffffff, unmmmm, vale Sof vas bien, mi dedo recorre mis mojados pliegues, mis costuras descosidas, y un dedeo se cuela en mi interior, HAAAA, mierda, ya ahí ya te has colado, joder, me doy la vuelta, muerdo la almohada mis piernas se vuelven a separar dejando mis nalgas levantadas, mi mano vuelve a mi sexo, noto mis pezones clavados en el colchón, la almohada silencia dos quejidos pero tengo que respirar giro la cabeza cojo aire y la vuelvo a asfixiar, mi dedo me ensarta, ummmmm, ya me falta el aire, vuelvo a girar mi rostro y un quejido me sale al aire, mierdaaaa, me he liado, ahora solo era respirar, joder paro, me centro me siento en la cama, suspiro, joder no puede ser, me van a oir, bufffffffff,

La frustración me llena, mis manos me frotan la cara, y noto como una de ella esparce mi aroma, esta empapada, introduzco el dedo en mi boca, el dedo embriagado de mi, me en canta mi sabor, vuelvo a resoplar y estiro todos mi manos con toda mis fuerzas mientras murmuro un joderrrr. Me levanto y tras volver a pone la camisa al derecho cubro con ella mis virtudes, voy a la cocina, tengo sed me apetece algo fresco, abro la puerta de mi refugio, mi habitación de préstamo, todo esta en silencio, todo oscuro, bajo descalza las escaleras solo escucho el tintineo del pequeño cascabel de mi tobillera, casi veo en la penumbra las cortinas de la ventana están apartadas y me sirve para llegar a ciegas a la nevera, abro la puerta y la luz de la inmensa nevera me deslumbra, la cierro tras tener el bote de zumo en en mi mano extraigo un vaso del mueble con sumo cuidad de no hacer ruido al cerrar la puerta del mueble y me pongo junto al fregadero, justo donde esta la ventana, solo veo lo que alumbra las luces exteriores, pero me sirve para perder mi mirada allí, bebo un largo trago, ummmm me encanta el sabor a naranja, sigo acalorada, abro el grifo y el agua corre, me refresco las manos y con ellas mojadas me acaricio la nuca, ufffff, me alivia, me inclino y bebo directamente del fresco caño que cae hasta que cierro el grifo.

El frescor y la gota que se coló bajando por la espalda me hizo sentir un escalofrío, vuelvo a mi zumo, y a perderme en las estáticas plantas del jardín, inmóvil, sin ningún viento que las columpie, vuelvo a mi frustración, y si me voy al jardín, tal vez allí encuentre algún lugar fresco y secreto donde soñar, otro trago esta vez mas reducido volvió a darme el sabor a naranja semi natural y entonces llegaron las palabras: – Quietaaa, eso escucharon mis oídos justo cuando note su presencia detrás de mi, la voz era familiar pero irreconocible, era una voz ronca, dura, excitada, paralizante, notaba su envergadura muy superior a la mía, un cuerpo fuerte un torso firme rozando mi espalda un erección que se clavaba por encima de mis nalgas, notaba lo que había que era un pene erecto.

Un escalofrío bloqueo mi cuerpo, me quede rígida, bloqueada faltándome el aire, excitada y con mil sensaciones mas recorriendo mi cuerpo, la voz paralizante me había echo sobresaltarme y después paralizarme, la presencia me aprisionaba contra la encimera y solté el vaso de forma sonora en el frío mármol sin medir bien la distancia. Una respiración agitada y varonil empezó a sonar en aquella cocina y mi aliento también se empezaba a notar, excitada, intrigada, por fin el imbécil había dado el paso, por fin se había rendido a mis encantos.

Suavemente intente girar la cabeza, quería verlo, besarle, pero Goliat intuyo mi idea y -Nooo, me hizo detenerme, cuando escuche su orden otro escalofrío volvió a atravesar mi cuerpo. Notaba como se masturbaba de forma frenética, como su pene golpeaba lo mas bajo de mi espada, una mano inmensa se colaba por debajo de mi camiseta, y no tardo en separar el pequeño lacito del borde de la parte superior de mi prenda intima para colarse entre ella y mi plano bajo vientre, se empapo de mi, de mi esencia ardiente empapaba la prenda, antes de cerrar mis ojos vi su reloj en su muñeca, grande y metálico con la esfera en negra, su dedo entro en mi hendidura y un leve gemido salió de mi, no llego a penetrarme a pesar de que mi cuerpo lo necesitaba, otro gemido brota, y un shuuuuuuu retumba en mi tímpano, que me calle?? claro que fácil lo ves imbécil, pensó mi mente. Mis ojos se apretaban en la oscuridad de los párpados y mi boca entre habita soltaba un aire que quemaba, lo quería dentro pero de forma brusca saco su mano, notando como mis pasión volvió a estar cubierta por la prenda intima, que otra vez volvía a recoger mis lagrimas de deseo sin nada que se interpusiera entre ella y mi pasión.

Sus jadeos se intensificaron y note como su cabeza golpeaba mi cogote, otro suspiro calentó mi nuca cuando escuche de nuevo a la presencia “no te olvides el zumo” note la soledad en la cocina y cuando me gire solo aprecie la sobra del macho girando la esquina, seguía bloqueada, cachonda, con las mejillas ardiéndome y mis bragas empapadas.

Respire hondo intentado relajarme, pensando en que a lo mejor estaba teniendo uno de mis sueños calenturientos pero si era un sueño estaba siendo el mejor jajajaaj, me enfríe con el agua fresca de nuevo primero las manos y después mi nuca apartando mis cabellos para notar mi mano fresca en mi cuello, joderrrr murmure, bueno creo que será mejor dormir… pero y mi zumo? En la encimara no estaba y sabia que lo había soltado allí cuando mis manos se abrazaron al filo de la encimara, espera, mire hacia una mesa que estaba en el camino de escape del imbécil y magia??? el zumo estaba allí, lo que quedaba de el al menos, mi mano lo agarro y puse rumbo a la habitación.

Ya estaba en mi guarida prestada cuando mientras me sentaba en la cama una mirada al zumo volvía a acelerar mi cuerpo peroooo queeee coñooo, lo acerque para ver mejor una crema blanquecina y espesa que flotaban en la parte superior, sabia lo que era, por aquellos días igual lo llamaba semen, esperma, era lo que había aprendido en la escuela pero no dejaba de ser una corrida bestial. Joderrrrrrr me ha jodido el zumo, bueno, pero a que sabrá??? ya me había planteado eso muchas veces, deseaba probarlo sentirlo y allí lo tenia, mi aliento volvía a estar sofocado, el corazón me hacia daño en el cuerpo cuando latía y mis piernas se abrían y cerraban de forma rápida y desbocadas, nerviosas como queriendo salir corriendo del mundo.

Vale Sofy de un trago, pero cuando mi labios rozaban el vaso se detenían y mis brazos volvían a ponerlo entre mis rodillas, joderrrr, vaaa venga, otro intento con igual resultado, ¿a que sabrá? Miles de voces retumbaban en mi cabeza, lo deseaba probar pero mis nervios casi no me dejaban respirar, por fin al decimo quinto un largo trago bebió el brebaje, en serio??? valla mierda sabe a zumo una carcajada nerviosa puso sonido a la habitación tenue alumbrada solo con la tenue luz de la mesita de noche, espera, si es diferente… un leve matiz rara notaba en mi paladar y mi garganta algo de queria notar.

na… una mierda, sabe a zumo, esto no sabe nada nuevo, volví a escuchar mi cabeza, pero cuando soltaba el vaso en la mesita de noche la luz hizo su trabajo, esperaaaa, ¿que? Ya no quedaba zumo, solo un leve resto naranja al rededor del fondo y sin embargo un gran grumo blanquecino… ooooo vale esta vez fue directa, deje el vaso mas tiempo escurriendo el contenido primero note el resto de zumo caer y detrás como entraba algo pastoso ahora si, notaba el sabor, seguía notando el zumo pero ahora mi paladar apreciaba algo nuevo, algo que no había probado nunca, un sabor que me recordaba a cosas pero que era nuevo, mi entre cejo se apretó y el asco me invadió. Vaaa Sofia traga como si fuese un medicamento. Por fin mi garganta lo llevo al fondo de mi boca se abrió mientras mi voz emitía un sonido de repulsión, joderrrr que asco, ahora si lo notaba el sabor no me había gustado para nada, y mi garganta rasgada notaba como algo que no terminaba de tragar, una arcada salió de mi y un “mierda” susurraron mis labios, ilusa de mi, quien me iba a decir aquella noche que ese asqueroso fluido se convertiria en mi manjar favorito, y que aquello solo habia acabado de comenzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s