[Juego de Tronos] Trailer 8ª temporada

El primer trailer de la última temporada de Juego de Tronos saldrá este mismo 2018.

casey bloys

En primer lugar, James Hibberd de EW le preguntaba a Casey Bloys si los capítulos de la última temporada iban a durar 50-90 minutos como en la séptima temporada y no dos horas como se rumoreaba. Casey Bloys confirmaba que los episodios no iban a durar dos horas, pero no decía nada más sobre el minutaje. Seguimos sospechando que la duración media de los capítulos estará más cerca de los 90 minutos que de los 50.

Bloys decía que no sabía cuándo saldría el primer trailer de la octava temporada de Juego de Tronos, pero creía que sería este mismo año 2018. Y volvió a calificar como épico los guiones de la última temporada (lo raro sería que dijera lo contrario).

Siguió descartando la idea de estreno del final de la serie en IMAX: cree que los abonados de la HBO deben ser los primeros en verlo como hasta ahora. También presumía de cómo han aumentado las medidas de seguridad para evitar filtraciones y spoilers de otros años (aunque sigue habiendo, como ya sabemos).

Un cine IMAX
No parece que vayamos a ver el final de Juego de Tronos en un IMAX

Hablando de los spinoffs, Bloys confirmó que el primer proyecto aprobado aún no tiene nombre cuando le cuestionaban por el hecho de que a George R.R. Martin le gustaría como título La larga noche. Resulta muy interesante leer cómo describe este spinoff:

El período en que sucede la historia, 8000 años antes de Juego de Tronos, es el suficiente como para hacernos sentir que es una historia diferente, un mundo diferente, porque lo es: los reinos no existen en este momento*. Así que se siente como algo distinto. No estamos intentando hacer Juego de Tronos, Parte II. Nadie va a duplicar lo que los showrunners Benioff y Weiss han hecho. Ubicándolo donde lo hemos hecho, hay mucho que pasa y muchas dinámicas relacionadas con Juego de Tronos, pero es lo suficientemente distinto en su período temporal y sus personajes.

*Esta frase nos preocupa un poco

También es muy interesante lo que explica sobre el spinoff de Max Borenstein del que os hablamos hace unas semanas que se había filtrado de manera sospechosa, Imperio de Cenizas sobre la caída de Valyria. Como introducción, Bloys niega que vayan a aprobar otro spinoff de momento.

Los Catorce Fuegos
Los Catorce Fuegos de Valyria

Revela el responsable de programación de HBO que el proceso de desarrollo de la serie sucesora de Juego de Tronos aprobada fue muy positivo. Para el caso de otros spinoffs cuenta que algunos de los responsables quedó ocupado en otras tareas (creemos que es el caso de Brian Helgeland), o que las cosas no salieron como estaba previstas (creemos que es el proyecto de Borenstein que se filtró).

Bloys cuenta que en la HBO están muy ilusionados con este piloto, que como dijimos ayer empezarán a rodarlo en el primer cuarto de 2019 (es un detalle más concreto que “a inicios” de 2019 de la nota de ayer). Y que hasta que no vean cómo queda, no darán luz verde a ningún otro spinoff.

Por último, explicó que es muy probable que vuelvan a utilizar Belfast y sus estudios Titanic como centro del rodaje, pero que no lo puede confirmar aún al 100%, lo cual ya lo sospechábamos por las primeras informaciones (que luego resultaron erróneas en la fecha de octubre) sobre el rodaje del spinoff y la visita de la producción a la isla de Skye.

[Noticias] Agua en Marte

 

Un equipo de científicos italianos ha descubierto un gran lago de agua líquidaoculto bajo el hielo del polo sur de Marte. La masa de agua ha sido detectada con el radar a bordo de la sonda europea Mars Express tras una búsqueda de años.

Entre mayo de 2012 y diciembre de 2015, la Mars Express sobrevoló una zona de unos 200 kilómetros de ancho del Planum Australe, el polo sur de Marte, donde se alcanzan temperaturas de 120 bajo cero. El instrumento MARSIS a bordo de la nave envía señales de radio a la superficie del planeta. Parte de las ondas rebotan en las diferentes capas de terreno y, dependiendo de la intensidad con la que regresan, se puede saber la composición del subsuelo.

Tras 29 pasadas por la misma franja de terreno la sonda ha desvelado la existencia de un lago de unos 20 kilómetros de largo que está a 1,5 kilómetros bajo el hielo, la primera vez que se detecta una gran masa de agua líquida en el planeta rojo, con lo que eso supone para la posible existencia de vida.

“Es muy difícil saber qué profundidad tiene el lago porque el agua absorbe las señales del radar, con lo que solo vemos su superficie, pero al menos hablamos de una profundidad de un metro”, explica a Materia Roberto Orosei, del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia y primer firmante del estudio, que se publica hoy en Science. “Estamos ante una reserva de agua producida por el derretimiento del hielo que se concentra en una depresión del terreno”, señala el astrónomo, que calcula que contiene “al menos cientos de millones de metros cúbicos de agua líquida”. Por ahora, las señales de radar no permiten determinar si se trata de agua líquida pura o de rocas porosas infiltradas con agua.

Es la primera vez que se detecta una gran masa de agua líquida en el planeta rojo, con lo que eso supone para la posible existencia de vida

“La única forma de responder esta pregunta es ir allí y perforar el hielo hasta el depósito”, señala Orosei, un enorme reto tecnológico que él cree posible con la tecnología actual. “Lo más difícil en este caso no sería horadar el hielo, sino asegurarse de que no se contamina el lago subglacial con microbios terrestres, algo que ya ha impedido que se exploren lagos similares en la Antártida”, señala. La intensidad de las señales es muy parecida a la que obtienen instrumentos de radar similares en lagos subglaciales de la Antártida y Groenlandia.

En la Tierra se conocen unos 400 lagos subglaciales similares. Aunque la inmensa mayoría son de agua dulce, hay algunos de aguas muy saladas como el lago Vida en la Antártida, cuyas aguas están a 13 grados bajo cero y donde se han encontrado microbios, o los de Devon en el Ártico canadiense, a unos 600 metros bajo el hielo. Estos depósitos son especialmente interesantes por su parecido con las masas de agua líquida que existen en Europa, Encélado y otras lunas del Sistema Solar que podrían albergar vida. La temperatura en el lago marciano es muy inferior a los cero grados, pero probablemente el agua tiene un alto contenido en sales de perclorato provenientes del suelo marciano que actúan como anticongelante. “Las sales de sodio, magnesio y calcio que se han encontrado en la superficie de Marte pueden hacer que el agua permanezca líquida si está a menos de 74 grados bajo cero”, explica Anja Diez, investigadora del Instituto Polar de Noruega, en un comentario sobre el estudio. La científica resalta que el futuro estudio de los casquetes polares de Marte puede ayudar a reconstruir su historia climática.

Steve Clifford fue el primero en teorizar hace 30 años que podría haber lagos de agua líquida bajo los polos de Marte extrapolando lo que ya se conocía de los casquetes polares terrestres. “Las pruebas que presentan los autores de este estudio” son “persuasivas, pero no definitivas”, opina Clifford, investigador del Instituto de Ciencias Planetarias, que cree que habrá que confirmar estos datos con otros instrumentos de radar.

Marte agua liquidaampliar foto
Recreación de la sonda ‘Mars Express’ en Marte. ESA

El hallazgo abre ya un intenso debate sobre si es posible que haya vida en este u otros lagos marcianos aún por descubrir. La sonda Mars Express solo ha explorado con su radar menos del 10% del Polo Sur marciano y los autores de la investigación resaltan que no hay razones para pensar que este es el único lugar del polo donde puede existir agua líquida. “La respuesta corta a si puede haber microbios en este lago es sí”, resalta Orosei. “Algunos microbios terrestre usan las sales en su metabolismo y de hecho hay microbios que podrían vivir en un hábitat como el que hemos detectado en Marte”, añade.

Anja Rutishauser, del equipo de la Universidad de Alberta que descubrió en abril dos grandes lagos de agua salada bajo el ártico canadiense, recuerda que “los lagos subglaciales en la Tierra, tanto de agua dulce como salada, albergan comunidades microbianas a pesar de su aislamiento de la atmósfera y su temperatura y oscuridad extremas. Esto muestra que la vida puede adaptarse a condiciones muy extremas, aunque las temperaturas en la masa de agua del polo sur marciano es mucho más baja que cualquiera observada en lagos terrestres similares y también lo es su composición química”, argumenta. Clifford asegura que “ningún microorganismo terrestre conocido podría sobrevivir en aguas tan saladas y frías”. “Pero la presencia de agua líquida podría deberse también a un flujo de calor geotermal, lo que reduciría la salinidad y subiría las temperaturas haciendo el lago mucho más habitable”, resalta.

La detección de una gran masa de agua líquida en Marte ha supuesto una sorpresa para el equipo científico de la misión Mars Express. La sonda de la Agencia Espacial Europea llegó a Marte en 2003 y el instrumento de radar avanzado MARSIS comenzó a funcionar dos años después. Roberto Orosei explica que para evitar agotar su memoria el instrumento condensa la información de cada 100 ecos de radar como si fuera uno solo, hallando una media de la intensidad de cada eco. “Esto estaba cancelando los ecos más intensos, que son los que delatan la presencia de agua líquida”, explica. En 2011 los ingenieros de la misión modificaron el software de la nave y esta comenzó a enviar datos en bruto.

La Mars Express reunió datos de la zona en cuestión durante tres años y medio y después fueron cuidadosamente analizados para descartar falsos positivos.Posiblemente haya más lagos como este, aunque probablemente no se puedan encontrar durante esta misión. “Necesitaríamos por lo menos 15 años más para explorar todo el polo sur de Marte, pero apenas nos quedan cuatro o cinco años más de operación, nuestras baterías están ya muy desgastadas y queda poco combustible. Cuando se agote seremos incapaces de gobernar la nave”, explica Orosei.

El instrumento de radar SHARAD a bordo de la sonda orbital de la NASA MRO opera a una frecuencia más alta, con lo que no puede confirmar la existencia del lago. China planea enviar a Marte un orbitador en 2020 que sí podrá confirmarlo, explica Clifford.

UN PLANETA QUE TUVO RÍOS

Las sondas de la NASA Viking y Mariner, en los años 70 del siglo pasado, fueron las primeras en captar imágenes de cañones y lechos de ríos que sugerían que el agua había fluido sobre la superficie de aquel planeta, que ahora parece estéril. Además, las Viking observaron que el polo norte contenía una gran cantidad de agua helada.

A partir de los años noventa, nuevas misiones más sofisticadas comenzaron a proporcionar mapas de gran precisión de la superficie marciana, y en la década siguiente se acumularon los anuncios del hallazgo de agua en Marte en distintas formas. En 2002, la NASA afirmaba que su sonda Mars Odyssey había encontrado hielo en el subsuelo marciano y en 2004, la agencia espacial de EE UU anunció que su rover Opportunity había obtenido pruebas sobre el terreno de que el agua líquida había sido abundante en el pasado de Marte.