[Historia] La Guerra Civil en Ciudad Real

LA GUERRA CIVIL EN CIUDAD REAL
Durante la Guerra Civil, la ciudad de Ciudad Real vivió sus horas más bajas, perdió todo su tejido empresarial y socioeconómico, sufriendo la pérdida de más de 300 de sus habitantes de forma violenta sólo en la ciudad de Ciudad Real, sin contar con las cuantiosas pérdidas humanas de hombres jóvenes en los Frentes de Combate de casi toda España que pueden elevarse a otros 3000 según bibliografía, testimonios y documentos consultados por el autor; aunque el Ministerio de Defensa tiene más datos en sus Archivos Históricos Militares de Ávila y Segovia. Lo cual diezmó la población de Ciudad Real.
La Guerra Civil comenzó en Ciudad Real el día 19 de julio de 1936 con un tiroteo entre un grupo de Falangistas y un grupo de Socialistas en la Fábrica de Corchos que había en la calle Calatrava esquina con la calle Elisa Cendreros, con el resultado de varios muertos y heridos, tras esto vendría una larga cadena de asesinatos, venganzas y fusilamientos durante el verano y el otoño del año 1936 y las represalias y juicios sumarios con fusilamiento y escarnio público de la primavera de 1939 después de acabada la Guerra Civil. Como consecuencia de esto el cementerio fue llenado debido a que traían a los asesinados de la comarca y a la vez a los muchos caídos en combate en los frentes de Córdoba y Badajoz, fuente el hijo de uno de los sepultureros del cementerio de Ciudad Real. En el verano de 1936 el cementerio de Ciudad Real fue profanado y algunas de sus tumbas rotas a la vez que arado para arrancar las lápidas de los que eran de derechas.

Hubo una dura represión sobre las personas de derechas siendo expropiados, humillados y masacrados bastantes de ellos en las tapias del cementerio y en el puente del Guadiana. Bastantes huyeron andando por la noche o en tren hasta Córdoba, Badajoz o Madrid, donde algunos pasaron a engrosar las filas del ejército sublevado o de la Falange. Los más se quedaron escondidos en fincas cercanas a Ciudad Real o en cuevas y subterráneos de Ciudad Real.

Hubo una dura represión sobre las personas de derechas, y se usaron como Cárceles (Checas) el Seminario y el Convento de las Dominicas.

Los partidos y sindicatos de izquierdas crearon en Ciudad Real centros de detención e interrogatorio llamadas “Checas”.
Lugar donde comenzó la Guerra Civil en Ciudad Real con un tiroteo

Casa de los Corcheros Hoy
Ese mismo verano de 1936, entre agosto y septiembre, los partidos políticos los sindicatos de izquierdas crearon en Ciudad Real tres Batallones de Milicianos, los Batallones Adelante, José Maestro (por el ex alcalde socialista fusilado) y José Serrano (por el Gobernador Civil y héroe miliciano).
El Batallón de Milicias “Adelante”, desfila por la calle Toledo de Ciudad Real  a la altura de la esquina de la calle Rosa, camino de la estación de tren en el verano de 1936. Fuente “El Pueblo Manchego”.Desfile del Batallón Adelante camino de la estación para Madrid
En el plano militar, en octubre de 1936 se formó en Ciudad Real cumpliendo las órdenes del Ministro de la Guerra, la 2 Brigada Mixta, una unidad militar de combate de tipo Milicia, formada por los ferroviarios de Ciudad Real, entonces de la empresa MZA, que fueron a luchar como infantería, junto con tropas de Madrid al frente de la Ciudad Universitaria en noviembre de 1936. Más tarde parte de sus Batallones serían traspasados a la 10 Brigada Mixta, y ésta renombrada como 101 Brigada Mixta, que intervendría en los batallas de Jarama, Quijorna, Brunete, Belchite, Teruel o El Ebro (sector Mequinenza y antes en Lérida) y que serían evacuados a los hospitales de Uclés y Castellón.

Milicianos de Ciudad Real en Madrid
Milicianos de Ciudad Real en Madrid en 1936. ABC.

Madrid bandera Batallón Voluntario Ciudad Rel N 8 en Docum. Cidad. Univ.

Fotograma de un reportaje, AGA, de noviembre de 1936 donde se ven Voluntarios de Ciudad Real en la Ciudad Universitaria de Madrid, sector que hasta el Cerro Garabitas de la Casa de Campo y el Puente de los Franceses les tocó defender hasta la batalla del Jarama en 1937. Algo más tarde, a finales de 1937 se crearían la 16 y 17 Brigadas Mixtas, también a principios de 1937, sería constituida la 103 Brigada Mixta, en la que se integrarían los Batallones José Maestro y José Serrano. Durante la batalla del Jarama Ciudad Real albergó la 24 Brigada Mixta, en concreto los batallones 3º y 4º.
En total en dichas unidades militares sirvieron varios miles de Ciudadrealeños, pudiendo estimarse la cifra entre 3.000 y 4.000.
Ciudad Real será desde finales de 1938 el Cuartel General del Ejército de Extremadura, situado en el Casino, así como la base de varios Hospitales de Campaña de dicho Ejército, contará en la carretera de Piedrabuena y en la de Toledo con 2 Bases Aéreas del 5º Cuerpo de Aviación, para la defensa de Madrid, con bombarderos rusos Tupolev SB 2 “Katiuskas”, cuyos pilotos, rusos y ucranianos visitaron con frecuencia las terrazas del Pilar, según testigos que ha relatado que venían en camiones y su uniforme.
El Ejército de Extremadura, bajo el mando del General de la Guardia Civil Antonio Escobar Huertas pasado al ejército, abarcará toda la provincia de Ciudad Real, con su Cuartel General en Ciudad Real y diversas bases en las cabeceras provinciales, tales como Daimiel, Piedrabuena o Manzanares, compuesto por 3 Cuerpos de Ejército Dividido cada uno en Divisiones y estas en Brigadas Mixtas de Infantería: CE VI: Div. 26, 36: Brigadas Mixtas: 46, 47 , 113, 148, 175 y 192, CE VII: Div. 37, 41, 51: Brigadas Mixtas: 4, 20, 66, 81, 91, 109, 115, 193, 210. CE VIII: Div. 38, 63, 68: Brigadas Mixtas: 25, 61, 86, 88, 103, 114, 189, 191, 194. Junto a esto estaban la Brigada de Caballería 3, la 200 División de Guerrilleros (comandos para sabotaje y exploración), la 12 Brigada de Guardias de Asalto (antecedente de la Policía Nacional en su especialidad de antidisturbios) y la Brigada de Blindados nº 2 (carros de combate T-26 de fabricación rusa).
El Casino en Memorias del General Escobar fotograma de la recreación del final de la Guerra civil en el Casino de Ciudad Real, utilizado como Estado Mayor del Ejército de Extremadura, en la película “Memorias del General Escobar” 1984.
Entre las pérdidas gran parte de los empresarios y los obreros cualificados, y la práctica totalidad de la intelectualidad; quedando destruida la vida social de la ciudad durante muchas décadas. Además, le fue cambiado el nombre de Ciudad Real por del Ciudad Libre hasta el fin de la Guerra.
Ciudad Real sufrió un gran aumento de la población, pasando de 27.000 habitantes en 1936 a 40.000 habitantes en 1939, debido a las oleadas de refugiados de toda la provincia y también de la de Toledo, por los refugiados del Frente de Talavera de la Reina e incluso del sitio de Santa María de la Cabeza y del bombardeo de Málaga, para una ciudad que ya tenía problemas de vivienda y salubridad fue un duro golpe para sus infraestructuras y su urbanismo, pues entre el uso de muchos de los viejos edificios religiosos como cuarteles, como el caso de los Marianistas, los bombardeos, ametrallamientos de la Aviación Italiana y el nulo mantenimiento de algunos de estos edificios como el Hospital de San Juan de Dios, muchos edificios históricos o de uso público quedaron tan dañados que hubieron de ser demolidos tras la guerra.
En este tiempo fueron incautadas todas las fincas particulares así como todas las empresas, siendo después colectivizadas por los Sindicatos CNT y UGT. Algunas fábricas, como la de Chocolates Barrenengoa, que fue dinamitada, fueron destruidas.
Fábrica Barrenengoa
Durante la Guerra el Ayuntamiento, como hicieron otros muchos, emitió billetes y monedas para el comercio local:
Billete emitido por el Ayuntamiento de Ciudad Real en 1937

Billete Ayuntamiento de 1 Peseta de 1937 Anverso.jpg
También fueron destruidos o robados gran parte de los tesoros artísticos religiosos y culturales reunidos en más de 700 años y que eran seña de identidad de Ciudad Real, perdiendo cerca del 90% del patrimonio religioso, tales como el Portapaz de Uclés, la talla Gótica de la Virgen de Alarcos o varias tallas, pendones, joyas, tronos y varales de la Semana Santa, de valor histórico y artístico incalculable, además de la imagen de la Patrona, la Virgen del Prado, talla románica de gran valor artístico y sentimental;

La Virgen del Prado en 1928foto de 1927
puerta del Camarín de la Virgen del Prado dañada Puerta del Camarín con Escudo roto en la Guerra Civil

pues además todas las iglesias quedaron incautadas por orden del Gobernador Civil desde el día 25 de julio de 1936; así como los fondos de la Biblioteca, los documentos antiguos de los Archivos Parroquiales, de cientos de años o del Ayuntamiento, que incluían Alarcos. Las iglesias fueron incautadas por las Milicias Comunistas y Anarquistas y en especial los Batallones Comunistas Torres de Valdepeñas y de Puertollano destrozaron gran parte del Patrimonio religioso de Ciudad Real, como por ejemplo el interior de la parroquia de San Pedro, durante el mes de ocupación que estuvieron en Ciudad Real, testimonio de un miliciano de la FAI que se lo relató al autor aún con asombro en 1998.
La Guerra, empezó con un tiroteo y acabó en una batalla entre facciones de un mismo bando el 11 de marzo de 1939, al tomar por asalto el Palacio del Obispado que era la sede del Partido Comunista de España, por parte de las fuerzas socialistas del Ejército Popular de la República que habían situado ametralladoras en las torres de la Catedral y de la iglesia de San Pedro, lo que desencadenó un tiroteo entre ambos contendientes que acabó con el asalto al Palacio por parte de 2 carros de combate, con el resultado de varios muertos y prisioneros los principales dirigentes del PCE y JSU de Ciudad Real, su jefe, Benigno Cardeñoso fue fusilado en el patio del Palacio del Obispado después de su toma.
Carro de Combate ruso T-26 igual a los empleados en el asalto del Palacio Episcopal
T-26 CR.jpg
Impactos de ametralladora en las rejas de la planta baja del Palacio del Obispado de Ciudad Real resultantes del asalto del 11 de marzo. Detalle de los Impactos del Asalto de marzo de 1939 en Rejas del Obispado
fotos del autor

 

Lateral del Obispado por el que entró el carro de combateImpacto en el muro lateral del Patio de un Carro de Combate Soviético

Tras tomar el control de Ciudad Real en el llamado “Golpe de Casado” por el coronel de Caballería socialista Segismundo Casado, el 26 de marzo el General Antonio Escobar Huertas, jefe del Ejército de Extremadura se rendía al General José Yagüe Jefe de la Legión en las cercanías del Matadero Municipal en el camino de Sancho Rey a las afueras de Ciudad Real, donde fue tomado prisionero y conducido a Madrid, único general en ser capturado y fusilado en los fosos del castillo de Montjuic en Barcelona.
Ese mismo día sucedieron unos hechos cuanto menos extraños, reunidos unos 20 camiones en la Plaza del Pilar, fueron llenados con bultos sacados del cercano Banco de España, para una vez cargados enfilar la calle Toledo y salir de Ciudad Real. Todo esto visto por varios transeúntes.
El día 29 de marzo acababa la Guerra Civil en Ciudad Real con la entrada de las tropas de Regulares (un Tabor de marroquíes) por la calle Toledo.

Fin de la Guerra por El Pueblo Manchego
Al acabar la Guerra, comenzaron las represalias, las venganzas y los juicios sumarios basados en la Ley de Responsabilidades Políticas de 1939 y en el Código Penal Militar español.
Las cárceles, como la de Ciudad Real, se llenaron y fueron muchas las sentencias de muerte por fusilamiento que en ella o en otros edificios de Ciudad Real, como la Granja, que llegó a funcionar como Prisión de Ciudad Real nº 2 o la Plaza de Toros, se llevaron a cabo. El autor no ha podido verificar 2 testimonios muy inquietantes acerca de torturas en la plaza de toros y en la Puerta de Toledo.
Al poco de acabar la guerra, en mayo, fueron fusilados en las tapias del cementerio de Ciudad Real, en mayo, varios camiones con hombres, muchos de Miguelturra y del resto de la provincia de Ciudad Real.
Esta ha sido la tragedia más grande vivida por Ciudad Real en sus más de 700 años de Historia, las heridas que causó tardaron todo el siglo XX en cicatrizar.
Internos en la Prisión Provincial de Ciudad Real 1 en 1940 en una visita de Cruz Roja Internacio
Foto cedida por Doña Josefa Mohíno Serrano
Foto de los internos de la Prisión Provincial de Ciudad Real nº 1, durante la visita del Comité de la Cruz Roja Internacional para el trato de Prisioneros, en el día de la Patrona de las Prisiones del año 1939.
Dicha prisión se llenó con los presos de Ciudad Real y comarca en su mayoría, hasta el año 1940 en que fueron juzgados.
Después fueron enviados a prisiones en Valdenoceda (Burgos), el Penal del Dueso en Cantabria, o el de Tabacalera en Bilbao. Otros fueron sentenciados a muerte y ejecutados por fusilamiento.

por Antonio José Martín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s