[Marte] Por qué es tan polvoriento

 

 

Por todo Marte hay un fino polvo, y es uno de los mayores problemas no solo para futuras misiones tripuladas a Marte, sino incluso para las investigaciones actuales. Hace poco, una tormenta de polvo global obligó al vehículo marciano Opportunity a entrar en una fase quiescente. Pero ¿por qué es Marte tan polvoriento? Ahora, Lujendra Ohra, de la Universidad Johns Hopkins, de Baltimore, y sus colaboradores explican en Nature Communications que hay una culpable principal: si Marte no tuviese la formación Medusae Fossae, no tendría ni de lejos tanto polvo. Los análisis de la composición química del polvo y de la formación muestran unas coincidencias tan características que, en opinión de estos científicos, una gran parte del polvo ha de proceder de esas rocas.

La formación Medusae Fossae es una formación volcánica situada en el borde del altiplano de Tharsis; se extiende por una franja ininterrumpida de 5000 kilómetros de largo. Parece que la roca es en esa región muy porosa y blanda, como se deduce, no solo de las intensas huellas de erosión, sino de que no se reflejen las señales de radar.  La formación entera debe de estar hecha de cenizas y toba de los volcanes vecinos. Como dice Ojha, de los datos de la sonda MRS Odissey se concluye que esas rocas volcánicas tienen un contenido bastante alto de azufre y cloro. Parece además que las proporciones concuerdan bien con las que presenta el polvo marciano. En la Tierra se usan rutinariamente procedimientos semejantes para determinar el origen de materiales geológicos, de menas, de metales, por medio de su «huella digital». Un cálculo de la erosión en la formación Medusae Foissae muestra también que basta con el polvo así creado: según sostiene el equipo, las cantidades creadas en los últimos tres mil millones de años podrían cubrir el planeta entero con una capa de entre dos y doce metros de espesor.

Lars Fischer / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «The Medusae Fossae Formation as the single largest source of dust on Mars», de Lujendra Ohja et al. en Nature Reports, artículo núm. 2867 (2018).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s